Masajista joven se come el coño de la casada



Una señora casada acude a un salón de masajes y la masajista jovencita le da un buen repaso de coño, se lo hace con la boca y la lengua y la mujer que nunca había probado el sexo lésbico se queda en trance, le encanta lo que esa chica tan joven le hace a su concha, nunca le habían hecho nada igual y nota como se va humedeciendo por momentos, que rico le resulta el sexo oral de la lesbiana.



Esta mujer es una ama de casa joven con niños que nunca había sido infiel a su marido, pero tampoco había hecho nunca el amor con otra chica, ella solo buscaba un momento de paz y relajación con un buen masaje pero se metió sin saberlo en un salón dedicado a masajes sexuales, y en cuanto esta masajista joven la vio ahí tumbada desnuda se lío a follarla con su lengua y sus manos hasta que la mujer se vino.