Se la coje en una escalera por 400 euros