Viejo paga a jovencitas para que le alegren el pájaro



Este es un ejemplo de que la edad no tiene nada que ver con el apetito sexual ni la excitación, aquí tenemos a un viejo que todavía tiene ganas de marcha, su cipote aun está bien despierto pero no quiere viejas para calmarlo, el guarrete quiere lindas jovencitas con buenos culos que le alegren la vida y el pajarito, por lo que contrata a tres adolescentes para que le hagan un baile sexy y le culien en su cara, las guarrillas le restriegan los culazos por el nabo del abuelo y se lo ponen duro como cemento, el anciano le aprieta su pirulo contra los coñitos jóvenes y las manosea por todo sus cuerpos juveniles, está claro que al viejete bien le valió la pena el dinero que pagó.