La mascota me metió todo el rabo por el chocho


Esta vez sí que el perro la lió bien, el cabrón del animal me folló toda la verga por la concha y se quedó tan fresco, además no le importó para nada que mi esposo estuviera presente en ese momento, él siguió a lo suyo y me cogió el coño sin miramientos ni compasión, mi marido no se lo podía creer, la mascota estaba violando a su mujer en su propia cara.

Por otro lado yo me dejaba violar porque me pareció de lo más sabroso, no siempre se encuentra una con una polla de ese calibre para disfrutarla de principio a fin, nunca imaginé que la zoofilia fuera algo tan intenso pero a la misma vez que reportara tanta satisfacción, y aunque veía a mi esposo con los ojos como platos mientras el perro me cogía, no podía hacerlo parar porque estaba en lo mejor del coito y no quería renunciar a tanta sabrosura que me reportaba el sexo con el animal.

Videos porno gratis © 2018